Miedo a volar: Cómo aliviarlo y disfrutar incluso turbulencias

Escrito por Sven en la categoría:  /  

Tu miedo a volar te provoca pensamientos excesivos, ataques de pánico, te sientes tenso.

Estás irritable como una ardilla que ha tomado un Red Bull.

Las últimas noches has sufrido insomnio o de repente, estás más cansado que nunca y duermes en exceso. A la falta de motivación general se une un sentimiento de frustración y notas cambios preocupantes en tu respiración, hasta la falta del aliento y brotes de sudoración.

Estamos a una semana de tu vuelo y estás pensando:

Sí, todo esto me pasa con varios días de anticipación. ¿Qué me pasará una vez sentado dentro del avión?, sin salida y entregado a las habilidades de los pilotos, mientras luchas contra dolor en el pecho, espasmos musculares y molestias gastrointestinales.

Tu pensamiento obsesivo sobre tu próximo vuelo te causa más estrés del necesario

Los síntomas descritos arriba son típicos de la ansiedad anticipatoria.

Esta se produce cuando experimentas un aumento de los niveles de ansiedad debido a un acontecimiento próximo.

Pensar en que tienes que volar en unos pocos días dispara tu sistema nervioso y las respuestas de lucha o huida. Hay personas que ya se vuelven ansiosas a la hora de comprar los tickets.

Antes de volar, tu cerebro crea todo tipo de escenarios que pueden o no ocurrir en el aire.

¿Quieres que te los recuerde?

Por ejemplo:

Te imaginas estar sentado en el avión y tus uñas se clavan en los reposabrazos mientras las turbulencias sacuden el avión o durante el despegue, una inesperada ráfaga de viento sube el morro del avión y provoca sacudidas como en una montaña rusa.

¿Sucederá este acontecimiento?

Lo segundo no es muy probable, pero a tu mente le gusta construir sobre esa imagen. Como resultado, tu cuerpo reacciona con mariposas en el estómago, músculos tensos y otros síntomas físicos muy desagradables.

Lo loco de la ansiedad anticipatoria es que tu mente tiene la capacidad de causar estragos en tu bienestar mientras estás en la seguridad de tu dormitorio. Las imágenes por sí solas te ponen enfermo, provocan miedo.

¿Y si las turbulencias son graves sobre el Atlántico? Dios, ¿y si vomito o me entra el pánico y el capitán me echa en Marruecos?".

¿Y si mi vuelo es el próximo 447 de Air France?

No volveré a ver a mi familia, ni a mis amigos".

Gracias, amígdala.

La ansiedad anticipatoria es un dolor de cabeza

No puedo ni empezar a contar la cantidad de horas preciosas que he desperdiciado angustiándome por los vuelos.

La ansiedad anticipatoria, por desgracia, impide a muchas personas vivir sus sueños de viaje.

En general, puede ser extremadamente limitante para tu vida, ya que buscas formas de evitar las experiencias que temes.

Conozco a muchas personas que se niegan rotundamente a volar. No importa si el vuelo dura 45 minutos o 4 horas. Estas personas optan por tomar un tren o un autobús o un coche alquilado, a veces incurriendo en muchos más gastos y tiempo, simplemente para evitar volar en un avión (viviendo en una isla, no me queda otra que tomar un avión).

Incluso hay personas que el día del vuelo, en vez de ir al aeropuerto, al final deciden tomar un tren, si el trayecto ofrece esa alternativa.

Viajar no debería ser una fantasía para ti por culpa de la ansiedad o los miedos a volar.

Es injusto.

Pon tu mente en ello y podrás vencerla.

A parte de esto, tu ansiedad anticipatoria por el miedo a volar es totalmente errónea. Tienes un 99,99999999% de posibilidades de llegar sano y salvo a tu destino.

Según los científicos del MIT, podrías volar todos los días una media de 123.000 años antes de morir en un accidente aéreo.

Pero lo reconozco, esa sensación de pérdida de control te asusta.

¿Quiénes son esos pilotos? ¿Han dormido lo suficiente la noche anterior? ¿Están cuerdos? ¿Tienen suficiente experiencia para saber qué hacer en caso de emergencia?

No dejes que la ansiedad previa al vuelo anule las estadísticas reales y la lógica. Sólo te haces un gran perjuicio.

Estoy contigo, sé por experiencia propia que la lógica no funciona muy bien contra los miedos a volar, por eso te tengo aquí un artículo que te puede ayudar a aliviar la ansiedad de volar.

No puedo prometer que nunca tengas ansiedad anticipada o nunca más miedo a volar, pero, algunos consejos pueden ayudar a disminuir tus miedos al entrar en un avión.

Si yo lo he conseguido, tú también lo puedes conseguir.

Siéntate y abróchate el cinturón de seguridad hasta que el avión haya parado completamente los motores:

Cómo he vencido mis miedos a volar

Mi primer vuelo en la vida fue hace unos 25 años. Desde Düsseldorf en Alemania hasta Buenos Aires en Argentina con trasbordo en Madrid.

Llegando al aeropuerto de Madrid, me quedaba poco tiempo para llegar a la puerta de embarque del avión que me llevaría a la otra punta del planeta.

No hablaba ni una palabra en español salvo “Cerveza” y “Café con leche”, me perdí en el aeropuerto por falta de carteles en inglés y me llevó casi una hora hasta que encontré a alguien de la compañía aérea Iberia. Aquella persona tampoco hablaba inglés y como no entendió mi pregunta sobre dónde puedo encontrar la puerta de embarque, le enseñé mi tarjeta de embarque.

Entendía que me dijo que el vuelo ya se había ido. Él llamó a un compañero que hablaba inglés y al final me regalaron una noche en un hotel. La próxima mañana, un shuttle bus me llevó al aeropuerto y me indicaron dónde encontrar mi vuelo.

Si recuerdo bien, se trataba de un Boeing 747, un Jumbo. Un modelo que hoy en día ya no está en servicio de Iberia. Un monstruo enorme en el que cabían unos 600 pasajeros.

“Mi madre”, pensaba…un pueblo entero cabe en esa cosa gigantesca. Y la cantidad de maletas que llevan. Encima el peso del avión mismo, (por no hablar del peso de la gente, porque al parecer a algunos en la cola de la puerta, les encanta comer en exceso) ¿cómo va a poder levantarse del suelo?”

Intenté relajarme y decidí disfrutar de mi primera experiencia en un avión.

Mirando hacia atrás, este vuelo ha sido el más espectacular de todos. El avión vacío, con solamente unos 60 pasajeros. Espacio infinito, tenía tres asientos para mi solo y he podido dormir un rato totalmente tumbado.

Lo más asombroso: Por la poca ocupación del avión, las azafatas nos dijeron que hay autoservicio. Nos indicaron dónde está la cocina y que podríamos coger sandwiches y bebidas (incluyendo cervezas) todas las que queremos (Confieso que llegué algo contento a Buenos Aires).

Pero lo más impresionante era sobrevolar la región del Amazonas. Lo que antes conocía de documentales, lo ví ahora en directo. Parecía un continente lleno de árboles, en medio de la nada, muchas hogueras de los indígenas y el Amazonas que se abrió paso por la selva como una serpiente.

Jamás voy a olvidar este vuelo por las intensas emociones positivas que viví.

El obsesivo miedo a volar

Aún así, con el paso de los años he creado un obsesivo miedo a volar hasta tal punto que me convertí en esos pasajeros que siempre clavan las uñas en los reposabrazos y no respiran hasta el aterrizaje.

Si alguien me hablaba o incluso me tocaba en un intento de tranquilizarme, en realidad aumentaba mi ataque de pánico.

Sentía un profundo odio hacía las personas que se levantaban y caminaban por el pasillo, en un avión que vuela por el cielo a más de 10 km de altitud y a toda pastilla, provocando vibraciones y movimientos de la estructura, que notaba en las profundidades de mi alma.

“Joder, ese terrorista provocará que el avión se parte en dos o que se hunda el pasillo”.

Llegué a odiar hasta a las que suben con tacones, por si agujereaban el piso del avión.

Ambos métodos de morir no me hacían ninguna gracia.

Lo cierto es que siempre llegué a mi destino, aunque empapado en sudor y con pocas ganas de volver a casa en avión, hasta que por fin encontré la cura a mi miedo a volar.

Mis imaginaciones sobre catástrofes aéreas eran dignas de estar convertidas en películas, pero desde que superé estos miedos (quiero confiar en que esto no cambiará), estoy disfrutando cada vuelo. Encima ya estaba buscando precios de escuelas de vuelo.

Miedo a volar (aerofobia)

Cuando tienes ansiedad por volar, estás percibiendo el presente y experimentando el miedo en tiempo real. Estás sentado en un asiento de un avión real y te preocupas por el despegue o puedes sentirte ansioso si oyes un ruido extraño durante el vuelo.

Por el contrario, si tienes ansiedad anticipatoria por volar, tienes miedo de un avión imaginario y de lo que podría ocurrir si subes al avión, imaginando uno o varios posibles desastres durante el vuelo.

¿Qué es lo que causa el miedo a volar?

Las causas exactas del miedo a volar no están muy claras, aunque hay una serie de factores que pueden influir.

Un estudio reveló que el miedo varía mucho de un individuo a otro y que está influenciado por una compleja serie de factores fisiológicos, psicológicos y sociales que son únicos para cada persona.

Algunos de estos factores pueden ser

  • Experimentar un vuelo traumático o un accidente de avión: Incluso ver una amplia cobertura de noticias sobre catástrofes aéreas puede ser suficiente para desencadenar el miedo a volar. Por ejemplo, muchas personas experimentaron al menos un mínimo miedo a volar tras los atentados del 11 de septiembre.
  • El entorno: Si tus padres también tenían miedo a volar, es posible que hayas interiorizado su inquietud. Esta es una causa especialmente común de aerofobia en los niños, pero también afecta a muchos adultos. Es posible que el miedo a volar lo adquieras de otro familiar o amigo, pero los padres parecen ser los que más influyen en las fobias.
  • Tu aerofobia también puede tener su origen en un conflicto totalmente diferente. Por ejemplo, un miedo a volar que se desarrolla poco después de un ascenso laboral que requiere viajar podría estar causado por preocupaciones sobre el propio trabajo o su impacto en la vida diaria. Del mismo modo, los hijos que deben volar con frecuencia para visitar a sus padres divorciados a veces desarrollan aerofobia como mecanismo de afrontamiento del trauma del divorcio.

Las investigaciones también sugieren que factores desencadenantes como el mal tiempo, el despegue y las turbulencias tienden a ser los aspectos que más ansiedad provocan al volar. Los retrasos en los viajes habituales cuando se vuela en horarios populares, pueden agravar el miedo a volar.

Sea cual sea el origen de tus miedos a volar, hay esperanza (y solución).

miedo a volar

Cómo vencer el miedo a volar y disfrutar viajar en avión

Afortunadamente, el miedo a volar es una condición tratable, incluso sin conocer la causa subyacente.

LOS SIGUIENTES PUNTOS SON MIS PROPIOS MÉTODOS QUE ME AYUDARON A VENCER EL MIEDO A VOLAR. AL FINAL DEL ARTÍCULO ENCUENTRAS ENLACES DE REFERENCIA A MÁS INFORMACIONES SOBRE EL MIEDO A VOLAR

Toma asiento y aprovecha el cinturón:

1. Encuentra la raíz de tus miedos

El miedo de cada persona es diferente. Significa que la solución de cada uno es diferente.

Por ejemplo, yo no tengo claustrofobia, pero me preocupan mucho los fallos mecánicos catastróficos y el consiguiente accidente de avión. Y mi falta de control en un avión hace lo demás. Estoy completamente a merced de las habilidades de los pilotos y de la tecnología y esto no me gusta en absoluto.

Una vez que conozcas la raíz de tu problema, podrás abordar mejor el miedo.

Algunas de ellas son:

  • Claustrofobia: Las personas con claustrofobia suelen tener miedo a volar debido al espacio reducido y a la falta de espacio personal.
  • Miedo a las alturas: El miedo generalizado a las alturas (acrofobia) también puede provocar miedo a volar.
  • Fobia social o a los gérmenes: Las personas con trastorno de ansiedad social o miedo a los gérmenes suelen tener miedo a volar porque se verán obligadas a pasar largos periodos de tiempo con extraños.

Los tratamientos para estos miedos relacionados suelen ser los mismos que los tratamientos para otros tipos de fobias.

Algunos trastornos físicos pueden contribuir al miedo a volar, como por ejemplo

  • La obstrucción de los senos nasales o del oído medio, que puede causar dolor o mareos durante el vuelo.
  • Estar resfriado, tener problemas crónicos de sinusitis o afecciones como el vértigo o los trastornos del oído pueden provocar un miedo muy real a desarrollar molestias físicas.
  • Las enfermedades cardiovasculares u otras afecciones que aumentan el riesgo de formación de coágulos sanguíneos, que pueden suscitar la preocupación de desarrollar una trombosis venosa profunda durante un vuelo.

Tu primer paso debe ser, encontrar la verdadera raíz de tus miedos a volar, y si lo ves necesario, hablar con un profesional de la salud mental y trabajarlo.

(La terapia cognitivo-conductual (TCC) suele ser el tratamiento de primera línea para las fobias, incluido el miedo a volar)

2. Infórmate sobre el proceso de vuelo

El despegue significa un montón de gemidos del motor y chirridos del tren de aterrizaje y otros deliciosos sonidos que te hacen pensar que un accidente es inevitable.

Lee sobre todos estos ruidos con antelación.

Familiarízate con los ruidos asociados con aviones.

Para familiarizarme con los ruidos asociados al despegue y el resto del vuelo, empecé a ver videos en Youtube. Ahí encuentras horas de videos con aviones despegando.

Los movimientos y sonidos se graban en tu interior y evitar así cualquier pensamiento ansioso cuando te toque, porque tu subconsciente ya conoce estos sonidos y sabe que son normales.

Vence el miedo a lo desconocido

Nuestros cerebros están hechos para detestar la incertidumbre y sentir temor al cambio.

Y no sólo eso, la ambigüedad de una situación puede desencadenar sentimientos de miedo y nublar nuestro juicio.

Según FlyFright http://flyfright.com/ , las estadísticas revelan que el 73% de los pasajeros temerosos tienen miedo a los problemas mecánicos durante el vuelo.

Una parte importante de cómo superar el miedo a volar es entender cómo funciona un avión y aprender a confiar en él.

Es saber que cuando las alas se muevan por el viento, no se van a romper y separar del avión y no caerás como un torpedo.

Por eso, enfréntate a tus miedos e infórmate sobre el por qué vuelan los aviones, busca información online sobre aerodinámica y encuentra a los influencers sobre el tema en las redes sociales.

Facebook, Instagram y Twitter están llenos de cuentas de pilotos y tripulación que publican todos los días informaciones muy válidas sobre su trabajo en un avión comercial.

A mi personalmente me ayudó mucho seguir a @patoaviador en Twitter. Le sigo desde sus principios y he aprendido mucho de él, sobre la aviación. Le puedes hacer preguntas por Twitter y estará encantado de responder a tus dudas.

Pero ojo, cada miércoles publica un hilo sobre catástrofes aeronáuticas. Me ayudó mucho a entender que los accidentes aéreos sí existen, pero estadísticamente son muy pocos. Es mucho más probable que ganes el euromillón de que mueras en un avión. (No te tranquiliza mucho, supongo)

Otras cuentas interesantes sobre la aviación en Twitter son de

Todos ellos comparten información muy interesante y te van a ayudar a entender mucho sobre volar y los aviones.

Especialmente @enelbackgalley lleva junto con pilotos y profesionales de la aviación un grupo en Telegram para personas que tienen miedo a volar.

Aprender cómo funcionan los aviones, por qué se producen las turbulencias y qué significan los distintos sonidos y golpes puede ayudar a que volar sea menos aterrador.

Vigila a la tripulación

Pase lo que pase en el avión, si algo te asusta o escuchas algo raro, busca a una azafata y mira como reacciona. Si está tranquila y parece hasta aburrida, respira, ahora mismo no es hora de morir.

Mientras no dejen de sonreír y realicen sus tareas con calma y tranquilidad, no hay nada de lo que preocuparse, estás a salvo.

Ten en cuenta que las tripulaciones vuelan muchas horas todos los días por el mundo. Hay pocas cosas que puedan asustarlos. Están acostumbrados a volar y conocen cualquier movimiento o sonido del avión.

Aprovéchate de esto y quedate tranquilo.

3. Disfruta de un vuelo tranquilo con la hipnoterapia

La hipnoterapia es una forma muy eficaz de sentirse cómodo al volar.

Como cualquier fobia, el miedo a volar está arraigado en tu subconsciente. Puede que hayas tenido una experiencia traumática o hayas visto un accidente de avión. Sea cual sea la causa, tu mente intenta protegerte. Piensa que volar es peligroso. Por tanto, el miedo se crea para advertirte de que no vueles.

Para vencer tu miedo, debes enfrentarte a él. La hipnoterapia descubre lo que desencadena ese miedo en tu subconsciente.

Con el tiempo, un hipnoterapeuta (yo mismo soy uno de ellos, pero antes de que me preguntes, no, no hago terapia online) ayuda a reprogramar la mente para que dejes de tener miedo.

Tu mente vuelve a aprender verdades positivas sobre el vuelo, y puedes disfrutar de un vuelo relajante y tranquilo.

Este tratamiento seguro es completamente natural y en poco tiempo serás capaz de volar cuando quieras. El miedo debilitante ya no te retiene. Tu mente se relaja por completo.

En Youtube he encontrado una hipnosis para perder el miedo a volar que es buenísima. Aparte de un guión preparado, escuchas los sonidos originales de un avión y los pasajeros. Te sentirás casi igual como si fueras sentado en uno. Y con esto volvemos al punto anterior, lo de familiarizarse con los sonidos típicos de un vuelo.

Escucha esta hipnosis cada día, una hasta dos semanas antes de tu próximo vuelo:

4. Practica técnicas de relajación

Puede ser útil construir un "kit de herramientas de relajación" o un repertorio de estrategias de relajación que puedas utilizar cuando empieces a experimentar sentimientos de miedo.

Emplea técnicas como la respiración profunda, la visualización y la relajación muscular progresiva con las cosas que desencadenan tu ansiedad. Con el tiempo, estas técnicas pueden ayudar a disminuir tu miedo a volar.

Mi propia herramienta favorita para vencer el miedo a volar era la respiración profunda junto con la visualización.

Cuando noté que mi ansiedad en un avión aumentaba, cerré los ojos, empecé con una respiración que disminuye la ansiedad.

Trás unos segundos y una relajación notable, empecé a imaginarme (con ojos cerrados) que estoy sentado en un tren a un destino que me hacía mucha ilusión. Los movimientos del avión se convirtieron en los movimientos del tren que pasa por las traviesas.

Me imaginaba que mirando por la ventana, cruzaremos los alpes suizos. Un día soleado, muchas montañas, naturaleza verde, granjas con vacas, caballos, un cielo azul con algunas nubes blancas. Y pasábamos en tren un largo trayecto entre lagos, puentes y pueblos.

Otro video para darte una idea y para ayudarte a visualizar:

Si no te gustan los trenes, ni tampoco suiza, puedes imaginarte de que eres Ali baba, sobrevolando en su alfombra el medio oriente.

(Un avión se mueve por el aire como si condujera sobre una alfombra. Y las turbulencias son las típicas superficies irregulares que todos conocemos de alfombras mal colocadas.)

Junto con esa visualización, aquí te tengo dos ejercicios de relajación:

La respiración diafragmática

La respiración diafragmática es una excelente forma de reducir el estrés. Para comenzar, intenta hacer el ejercicio que describimos a continuación, solo o con un compañero:

  • Ponte en una posición cómoda. Cierra los ojos y concentra la atención en tu cuerpo y en la respiración.
  • Inhala profundamente por la nariz y deja que el abdomen se llene de aire y se expanda ligeramente. Exhala a la vez que te relajas y despides todo el aire por la nariz.
  • Lleva una mano al abdomen, justo debajo del ombligo, y la otra mano a la parte superior del pecho. Inhala profundamente por la nariz y exhala por la nariz. Siente la frescura del aire cuando ingresa y su calor cuando sale.
  • A medida que inhalas y exhalas por la nariz, enfócate en cambiar tu respiración de lugar para que puedas sentir cómo sube y baja el abdomen, más que el pecho. En otras palabras, debes lograr que la mano que descansa sobre el abdomen se mueva más que la mano que está en el pecho. Inhala profundamente por la nariz y envía el aire hacia la parte posterior de la garganta y en dirección descendente hacia la panza. Permite que el abdomen se desinfle lentamente a medida que exhalas por la nariz.
  • Respira tres veces más, lenta y profundamente, y concéntrate de forma consciente en cómo sube y baja el abdomen. Continúa respirando profundamente en ciclos completos, y confía en que el cuerpo se relajará a medida que la respiración se vuelva más lenta.

Artículo de referencia: Disminuye el estrés mediante la respiración

El ejercicio 5-4-3-2-1

Una vez que estés a bordo del vuelo, centra tu energía en algo que no sea tu miedo a volar.

El ejercicio 5-4-3-2-1 es una forma de ocupar tu mente para que los pensamientos que te provocan ansiedad no puedan aparecer.

En primer lugar, siéntate o recuéstate cómodamente, y concéntrate en un objeto que tengas delante; deberás mantener esa concentración durante todo el ejercicio. A continuación, di "veo" y nombra algo en tu visión periférica. Hazlo de nuevo, nombrando otra cosa en tu visión periférica, y continúa hasta que hayas hecho cinco afirmaciones.

Repite este ejercicio, sólo que esta vez di "oigo" en lugar de "veo", y nombra cinco cosas diferentes que oigas, por separado. A continuación, di "siento" y nombra algo que sientas externamente, no internamente, por ejemplo: "Siento el asiento debajo de mí".

Continúa hasta que hayas hecho cinco afirmaciones. Así completamos un ciclo.

Este ejercicio requiere una concentración intensa, que es exactamente lo que quieres. A medida que te concentras en cosas no amenazantes, las hormonas de 'lucha o huida' se van quemando sin ser reemplazadas. A medida que se van gastando, te vas relajando".

Para el siguiente ciclo, debes cambiar ligeramente las cosas para que tu mente no se aburra y se desvíe hacia los pensamientos negativos.

Así, en lugar de hacer cinco afirmaciones, haz cuatro. Luego, en el siguiente ciclo, haz tres, luego dos y después una.

Finalmente, vuelve a hacer cinco y repite el ejercicio hasta que estés tan relajado como quieras.

5. Haz que tu viaje en avión sea lo más relajado que puedas

No hay nada más estresante que llegar estresado al aeropuerto.

Deja tiempo suficiente para llegar al aeropuerto y antes de la salida de tu vuelo. Correr hasta la puerta de embarque y preocuparse por perder el avión sólo aumentará tu ansiedad.

Por eso, intenta eliminar cualquier factor de estrés en el proceso de volar, mantén los papeles y el pasaporte fácilmente accesibles para la facturación, elimina las botellas de líquido de tu maleta y permítete tiempo para relajarte (o darte un capricho en el duty free shop) en el aeropuerto.

Un par de consejos y como lo hago yo (a lo mejor puedes copiar algunas cosas):

  • Siempre me hago una lista de todas las cosas importantes que tengo que llevar aparte de la ropa.
  • Tengo el día antes del vuelo todas las maletas preparadas en la entrada de la casa.
  • Los billetes los tengo en mi bolso de mano, que también está preparado junto con las maletas.
  • El día anterior reservo un taxi para que me lleve al aeropuerto. Llego con tiempo suficiente para que me pueda tomar algo antes de subir al avión. Pero que no sea café, por favor. La cafeína puede provocar nerviosismo, palpitaciones y ansiedad.
  • Durante el vuelo evito imaginarme los peores escenarios y estar atento a cualquier ruido sospechoso charlando con el vecino o escuchando música tranquilizadora anteriormente descargada en Spotify o una aplicación de meditación como Calm (asegúrate de que está accesible en modo avión).
  • Siempre que puedo, reservo yo mismo los asientos en la parte delantera. Las turbulencias suelen ser mayores en la parte trasera del avión, así que pide un asiento lo más cerca posible a la parte delantera del avión.

Un bonus consejo: Vuela en Business Class, si te lo puedes permitir.

Parte de mi secreto para vencer el miedo a volar es volar en business class. Esta maravilla la descubrí después de haber cogido una oferta de Iberia en uno de mis vuelos de Madrid a Gran Canaria.

(Cuando leerá el abogado de mi ex ese detalle, lo apuntará en su lista de “El señor tiene un alto estándar de vida”. Pues no, la ventaja que tengo es la de vivir en Canarias y tenemos hasta un 75% de descuento en vuelos nacionales, incluyendo business class. Si no, no me lo podría permitir)

La oferta de volar en business class desde Madrid a Gran Canaria me costó 50€ extra,en otros vuelos unos 100€ extra (no se lo digas a nadie).

Viajar en Business Class incluye:

  • Asientos enormes
  • Comida y bebida a bordo, tanto que quieras (incluso cava)
  • Entras primero en el avión y no tengas que esperar en la cola (lo último siempre me pone negro), ni tampoco tengas que esperar por estos pesaos que no consiguen encontrar espacio para sus maletas de mano y paran a todos los detrás.
  • Sales primero del avión y tu maleta sale de las primeras.
  • Puedes esperar tranquilamente en las salas VIP y comer y beber todo lo que quieras.
  • La sala VIP en Madrid te trae enorme tranquilidad y buen servicio. Justo lo que necesitas para estar lo más relajado. Empezamos siempre con un cava, sentado en los sillones cómodos que casi te duerman y luego comemos algo del bufete antes de ir hacia el check-in. Sentirse bien y cómodo relaja enormemente.
  • En casi todos mis vuelos en business class, tenía a un piloto delante (Confío en que no era él piloto del mismo avión). Verlo en turbulencias bostezar, te hace confiar en que aún no estás a punto de morir.
  • Es mucho más silencioso que en la parte trasera. Me refiero a los sonidos del avión.
  • No estás rodeado de bebés llorones (que tampoco está tan mal).
  • Te sientes sencillamente bien, en todos los sentidos.

Si quieres y puedes invertir el dinero, hazlo. No te lo pienses dos veces. Merece absolutamente la pena y para mi era un punto muy importante para quitarme el miedo a volar.

Algunas fotos de mi último viaje en Business Class:

6. Aplicaciones que te ayudarán a vencer el miedo a volar

Por suerte, una de las partes buenas de que la tecnología esté tan presente en nuestras vidas es que hay aplicaciones que pueden aliviar la mente de un viajero nervioso. Tanto si son específicas para los que tienen fobia a volar como si ayudan indirectamente, he reunido algunas aplicaciones que te ayudarán a vencer tu miedo a volar.

SOAR

Esta aplicación desglosa el proceso del viaje, desde el aeropuerto hasta el despegue, las turbulencias y el aterrizaje, y ha sido creada por un capitán de aerolínea y un terapeuta licenciado, así que sabes que viene de un experto.

Es una aplicación que ayuda a calmar a los voladores ansiosos y a reducir el nerviosismo, el pánico y la claustrofobia. Ofrece artículos escritos sobre el vuelo, vídeos e incluso cosas como el control de la gravedad y la predicción de turbulencias. La aplicación de respiración también es útil si quieres dominar tus rituales de respiración durante el vuelo.

Descarga: SOAR para iOS (gratis) y Android (gratis).

SKY GURU

Diseñada por un piloto para ayudar a los pilotos con miedo a las turbulencias, la versión gratuita de SkyGuru ofrece previsiones meteorológicas y de turbulencias para la ruta que vas a volar.

Aunque no se puede hacer nada si se prevén turbulencias, a veces estar preparado mentalmente puede ayudar.

La versión de pago de la aplicación va más allá y ofrece alertas y explicaciones en tiempo real sobre lo que está ocurriendo durante el vuelo. Los usuarios pueden ver exactamente dónde se encuentran en el cielo sin necesidad de una conexión a Internet o GPS.

Página web: http://myskyguru.com

Descarga iTunes: https://itunes.apple.com/app/id1382240614
Descarga Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.taktiklabs.skyguru.lite&referrer=utm_source%3Dlanding_en

TURBCAST

Turbcast se dedica a predecir las turbulencias y a ayudarte a lidiar con ellas. Aunque la cobertura sólo está disponible en vuelos dentro de EE.UU., México, Canadá, Reino Unido, Europa Occidental y algunos puntos del Caribe, es una de las aplicaciones más baratas de utilizar si tus vuelos están dentro de estas zonas.

Es muy sencillo: Introduce tu aeropuerto de salida y de llegada, y la aplicación te proporcionará un informe sobre las turbulencias que puedes esperar y por qué se producen. El botón de pánico te dará consejos sobre qué hacer si te encuentras en apuros.

Página web: https://thefearofflying.com/apps/turbcast/

AM I GOING DOWN?

La inspiración original para “Am I Going Down?” vino de la mujer del desarrollador. Su miedo a volar siempre ha dificultado los viajes, así que quería hacer una aplicación que demostrara - tras introducir los datos de la aerolínea, el avión y el vuelo- que volar es, de hecho, extremadamente seguro.

Para utilizar la app, basta con introducir los datos del vuelo y pulsar la pregunta "¿Voy a caer?"

Obviamente, no estoy muy emocionado con esta aplicación ya que recuerda a los viajeros, siempre preocupados, que existe la posibilidad - por minúscula que sea- de que un vuelo se estrelle. Por otro lado, leyendo que para estrellarse en tu trayecto, tendrás que volar todos los días durante 11.332 años, puede que te calme un poco. Como siempre, depende de cada uno.

Página web: https://www.fearofflying.app
Desgargar en iTunes: https://itunes.apple.com/us/app/am-i-going-down-fear-flying/id950258805?mt=8

CALM (mi app favorita)

Aunque Calm no está directamente relacionada con el vuelo, tener una aplicación de meditación para usar en el vuelo puede reducir la ansiedad, el miedo y el estrés en los momentos de tensión.

La aplicación tiene meditaciones que van de tres a 25 minutos sobre temas como calmar la ansiedad, la respiración y la felicidad, por nombrar algunos. Para los que utilizan la música para relajarse, Calm también cuenta con opciones musicales para concentrarse, relajarse o dormir.

Página web: https://www.calm.com

7. Busca ayuda profesional

Si eres de esas personas con un miedo intenso a volar que no encuentran suerte al poner en práctica los consejos anteriores, corren el riesgo de creer que su causa no tiene remedio.

En este caso, sugiero que busques ayuda profesional porque independientemente de la intensidad de tus miedos, se pueden solucionar.

Por ejemplo, muchas aerolíneas ofrecen cursos de miedo a volar. Son en su mayoría cursos teóricos y prácticos, que aúnan los conocimientos de psicólogos y profesionales de la aeronáutica para que puedas volar sin angustia y con absoluta tranquilidad. Vas acompañado por psicólogos, comandantes, sobrecargos y técnicos de mantenimiento.

Si, cuestan más que un vuelo de Canarias a Madrid, pero para muchos pasajeros con miedo a volar les quitó el miedo para siempre.

8. Palabras finales

Voy a repetirlo, yo era uno de esos pasajeros que murieron mil veces en aviones. Supongo que todavía quedan marcas de mis uñas en algunos reposabrazos.

Todo lo escrito arriba me ha aliviado mi miedo a volar hasta tal punto que ya estoy buscando escuelas de vuelo, para aprenderlo yo mismo.

Por ahora me conformo con juegos como X-Plane o RFS - Real Flight Simulator para el móvil. Es más económico y también me ayuda a aprender mucho sobre el funcionamiento de un vuelo.

Espero que mi artículo te anime a poner mis consejos en práctica. Porque sin práctica, no funcionará, obviamente. Y seguirás sufriendo en cada vuelo.

No dejes que tus miedos irracionales te impidan a ver este maravilloso mundo. Puedes conseguir que disfrutes los vuelos y que no puedas esperar el próximo.

Gracias por tu atención y feliz vuelo.

(Espero tus comentarios/consejos abajo)


Referencias/ Estudios

Savage I. Comparing the fatality risks in the United States transportation across modes and over time. Research in Transportation Economics. 2013;43(1):9-22. doi:10.1016/j.retrec.2012.12.011

Grimholt TK, Bonsaksen T, Schou-Bredal I, et al. Flight Anxiety Reported from 1986 to 2015. Aerosp Med Hum Perform. 2019;90(4):384-388. doi:10.3357/AMHP.5125.2019

lark GI, Rock AJ. Processes contributing to the maintenance of flying phobia: A narrative review. Front Psychol. 2016;7:754. doi:10.3389/fpsyg.2016.00754

Eaton WW, Bienvenu OJ, Miloyan B. Specific phobias. Lancet Psychiatry. 2018;5(8):678-686. doi:10.1016/S2215-0366(18)30169-X

Campos D, Bretón-López J, Botella C, et al. Efficacy of an internet-based exposure treatment for flying phobia (NO-FEAR Airlines) with and without therapist guidance: A randomized controlled trial. BMC Psychiatry. 2019;19(1):86. doi:10.1186/s12888-019-2060-4

Robinson OJ, Vytal K, Cornwell BR, Grillon C. The impact of anxiety upon cognition: perspectives from human threat of shock studies. Front Hum Neurosci. 2013;7:203. doi:10.3389/fnhum.2013.00203

Coupland NJ. Social phobia: etiology, neurobiology, and treatment. J Clin Psychiatry. 2001;62 Suppl 1:25-35. 

Helbig-Lang S, Lang T, Petermann F, Hoyer J. Anticipatory anxiety as a function of panic attacks and panic-related self-efficacy: An ambulatory assessment study in panic disorder. Behav Cogn Psychother. 2012;40(5):590-604. doi:10.1017/S1352465812000057

2 comments on “Miedo a volar: Cómo aliviarlo y disfrutar incluso turbulencias”

  1. Buenas lo que más miedo me da al volar es que primero no funcionen los flaps y al despegar no los haya visto en posición. 1 desde que despega y segundo las turbulencias al ir bajando para aterrizar cuando el avión va por una nube y de pronto cae 4 metros de golpe hacia abajo tras pasar la nube

  2. Las turbulencias son como baches en la carretera. Pueden resultar muy aparatosos e incómodos, pero no existe riesgo alguno para el avión.

    Respecto a lo de los flaps, todos los aviones modernos tienen un sistema de alarma que avisa a los pilotos si éstos están mal configurado.

    No tengas miedo a volar pues, aunque suene a tópico, es la forma más segura de viajar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Gratis para ti:

√ Cambia tu forma de pensar
√ Desarrolla nuevos hábitos saludables
√ Se más positivo
√ Cambia el patrón de decisiones tóxicas en tu vida
√ Elimina los hábitos negativos
Si, lo necesito
Copyright ©  2022 equilibriomental.com
Desarrollado con ❤ por SEDUCTIVE COPY
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram
58 Compartir
Twittear21
Compartir37
Pin
WhatsApp
Telegram